Buenos hábitos para la salud y el bienestar: ¿cuáles son?

La capacidad de las personas para forjar e incluir hábitos en la rutina diaria se ha vuelto indispensable en nuestra cotidianidad. Algo que no podemos negar es que, mientras más nos comprometemos con ciertas rutinas, se suelen alcanzar mejores resultados en nuestros proyectos y metas. A fin y cuentas, todo proyecto requiere constancia y dedicación. 

En el presente, múltiples personas cuentan con rutinas programadas para cumplir todas sus obligaciones, pero ¿dónde queda la obligación de mantener una buena salud y bienestar? En Glitzi, hemos elaborado una lista de hábitos saludables para que comiences a crear tu rutina saludable. 

¿Qué son los buenos hábitos?

Un hábito es cualquier acción que es aprendida con un patrón de repetición, aunque en un comienzo pueda ser incómoda su ejecución, pero que con el tiempo se hace de forma automática, formando así parte del día a día. Algunos describen a los hábitos como una herramienta adaptativa exponencial para cada día hacer una misma actividad de forma más eficiente. 

Sin embargo, no todos los hábitos son positivos, como es el consumo exagerado de alcohol o cigarrillo, que se consideran así malos hábitos porque dañan nuestra salud en la atmósfera biológica, psicológica o social. En la mayoría de las personas, el problema no radica en tener hábitos perjudiciales, sino más bien carecer de mejores hábitos, unos enfocados en alcanzar una vida saludable donde nos sintamos bien con nosotros mismos y evitemos enfermedades en el largo plazo. 

Los hábitos de vida saludable o buenos hábitos son aquellos diseñados para hacerte más saludable físicamente, mejorar tu estado de ánimo, sentirte más agradecido y resolutivo a las circunstancias. En resumen, son la clave para vivir bien.

Ciertas investigaciones científicas establecen que mantener un estilo de vida saludable puede prevenir enfermedades cardiovasculares, metabólicas y hasta manifestaciones más severas de la COVID-19

¿Cómo se crean y mantienen los buenos hábitos?

Crear un nuevo hábito no es precisamente una tarea fácil ni algo que se consigue a corto plazo, suele ameritar constancia, disciplina y un tiempo de aprendizaje. Este tiempo puede variar entre persona a persona y de acuerdo a la complejidad de la actividad que se desea incluir. Sin embargo, se tiene un tiempo estipulado de hasta 66 días, según lo expuesto por grandes expertos en el área como es James Clear

En Glitzi, sabemos lo difícil que puede ser crear un hábito, así que elaboramos una lista de tips para hacerte aún más fácil este proceso

1. Establece metas pequeñas

Antes de caminar, tuviste que gatear. Comprende que es algo novedoso para ti y que no tienes que lograr un resultado total de la noche a la mañana. Aunque los cambios sean pequeños, siguen siendo muestras de progreso.

Sin embargo, evita permanecer toda la vida en la misma meta pequeña. Elabora un calendario y enfócate para cada semana o mes cumplir nuevos objetivos. 

Por ejemplo, si has llevado una vida sedentaria y decidiste comenzar a trotar, la primera semana pueden ser 10 minutos sin parar, luego subirlo a 15 minutos y así cada semana. 

2. Ata los hábitos nuevos a otros preexistentes

Correlacionar hábitos puede ser una manera muy efectiva de mejorar tu rutina. Se fundamenta en que, cuando realizas el hábito fácil (previamente aprendido), te topas con la obligación de ejecutar el nuevo hábito. Así no se te olvida repetirlo. 

Por ejemplo, si una persona tiene el hábito de pasear 20 minutos con su perro y ahora tiene el propósito de caminar por lo mínimo 30 minutos diarios. Al dueño del perro se le hará más fácil cumplir el nuevo hábito, que a aquella persona que no sale a caminar en ningún momento del día. 

3. Hazlo todos los días

La repetición es la clave para el éxito cuando se trata de adquirir nuevos hábitos. Si es una actividad que puedes ejecutar todos los días, procura hacerlo. 

4. Facilita los procesos

En algunas oportunidades, somos nosotros mismos quienes limitamos lo que logramos. Parte del desarrollo personal implica ayudarnos a nosotros mismos, incluso para hacer actividades que no resultan de nuestro agrado. 

Si se te hace difícil cumplir por tu cuenta un hábito, pídele ayuda a algún amigo que tenga ese hábito o quiera iniciarlo como tú, dedica un horario específico donde te desconectarás de factores estresores, busca como facilitarte a ti mismo el proceso. 

5. Recompénsate cuando logres un buen hábito

La mejor manera de mantener un hábito es con un reforzamiento positivo, darte una recompensa por cada meta alcanzada genera una liberación de endorfinas a nivel del sistema nervioso central. Esto se traduce en una sensación de felicidad/placer que te incentiva a alcanzar más metas.

¿Cómo evitar los malos hábitos?

En algunas oportunidades, lo más difícil es reconocer cuando un hábito es realmente malo o simplemente inocuo. Usualmente, determinar esto depende del punto de vista o tipo de persona. 

Un mal hábito se basa en múltiples factores como frecuencia, efectos en la persona, si genera o no adicción (toda adicción forma parte de un ciclo vicioso perjudicial que debe ser corregido) y es nuestro deber individual reconocer cuando algo nos perjudica y trabajar para mejorarlo

Entonces, en primer lugar, reconocer que tenemos un hábito no saludable y que ya no es necesario en nuestra vida. Para ello puedes hacer una lista de hábitos que quieres dejar de lado y comenzar a elaborar un plan de cambio.

La mejor forma de evitarlos es reducir la posibilidad de encontrarte con las situaciones que los provocan y lograr reemplazar el mal hábito por un buen hábito.

Hábitos saludables para tu bienestar integral

A continuación, hemos elaborado una lista de 8 hábitos que debes sin lugar a dudas incluir en tu rutina: 

1. Alimentación sana

Los hábitos alimenticios son, sin lugar a dudas, de los más importantes a cuidar, si queremos mantener una vida sana.

Lo primero a considerar es tener una dieta equilibrada. Para esto es fundamental que tus platillos contengan diversas fuentes de proteína, carbohidratos, grasas y vitaminas. No es indispensable que cada platillo cuente con todos estos nutrientes, se pueden ir alternando. Al final, lo fundamental es obtener una combinación de nutrientes de forma diaria.

Evita las grasas saturadas que predominan en el tocino, mayonesa y mantequilla. Sustitúyelas por grasas insaturadas saludables, como las contenidas en ciertos aceites vegetales (como el de oliva), la mayoría de frutos secos, el aguacate, pescado, etc.

No olvides incluir raciones de frutas y verduras, especialmente aquellas ricas en vitaminas y antioxidantes como son las remolachas, espinacas, cebollas, zanahorias, tomates, frambuesas, manzanas, uvas, entre muchas otras.

Si comes carne, procura que esta tenga un alto contenido en proteínas y muy bajo en grasas, como es el caso del pollo, lomito, solomo, trucha, salmón, y pavo sin piel.

Reduce los hidratos de carbono como son los pasteles y caramelos, ya que a largo plazo pueden producir obesidad y caries dentales. Algunos carbohidratos como son el arroz y los cereales no suelen ser perjudiciales. 

Recuerda reducir la sal sin necesariamente parar su consumo. El valor adecuado de sal que podemos consumir es equivalente a casi una cucharadita en total, contando todas las comidas del día. Mantener este bajo consumo (pero no ausente) de sal te previene de sufrir hipertensión arterial y bocio tiroideo. 

Es importante recordar que estas son recomendaciones generales sobre alimentación saludable, pero no sustituyen el criterio de nutricionistas u otros expertos. 

 

2. Sueño y descanso adecuados

Aunque suene como algo obvio o redundante, no podemos dejar de mencionar la importancia que tiene conciliar un sueño profundo, continuo y reparador de por lo menos 6-8 horas. 

Lamentablemente, el 50 % de los adultos en algún momento de su vida presentan algún tipo de insomnio (cifras de la Sociedad Española de Neurología). Para reducir este problema, son recomendadas ciertas actividades como la meditación o baños con agua caliente. Si el problema persiste con el tiempo, sería bueno consultar con un médico. 

3. Actividad física apropiada

El sedentarismo puede llevar a serios problemas de salud física y mental, que van desde obesidad, con gran predisposición a enfermedades cardiovasculares y metabólicas, hasta inseguridades y depresión.

El problema del sedentarismo es que se queman muy pocas calorías, mientras sigues comiendo de forma normal o aumentada, lo que favorece el aumento de peso. Simultáneamente, se pierde masa muscular y resistencia (al no ejercitarte), predisponiendo a múltiples enfermedades que disminuyen drásticamente la calidad de vida.

 Incorporar jornadas de ejercicio físico en tu rutina suele ser la solución, si buscas perder o ganar peso, mejorar la postura, sentirte más seguro con tu cuerpo y prevenir enfermedades cardiovasculares. Para esto, puedes comenzar en un deporte que te apasione (natación, baloncesto, fútbol), ir a un gimnasio o inclusive entrenar desde casa con clases pregrabadas en YouTube u otras plataformas. 

 

4. Vida social activa

Los seres humanos también necesitamos momentos con otras personas para poder así escapar del estrés cotidiano, sentirnos escuchados y valorados. 

Gran parte de nuestra estima se debe al ambiente social. Esto puedes conseguirlo organizando un tiempo fijo semanal para estar con los amigos y familiares que más aprecias. Si quieres forjar nuevas amistades, puedes unirte a actividades o eventos que siempre te han generado interés (lo que te llevará a conocer personas de intereses similares), como podría ser algún concierto musical, algún curso de idiomas, tu deporte favorito, etc.

5. Contacto con la naturaleza

¡Atrévete a escapar por unos momentos de la civilización! Los sonidos y colores de la naturaleza tienen un efecto positivo en nuestro cerebro (Liberación de endorfinas), que nos ayudan a alcanzar un estado de paz y plenitud.

Desde playas hasta montañas, todas sus buenas alternativas para despejar la mente y disfrutar un fin de semana diferente. 

6. Higiene personal

La única forma de sentirse bien con uno mismo incluye el hábito de cuidarse a sí mismo, esto mejora tu autoconfianza y percepción de los demás hacia tu persona. 

Procura siempre cuidar tu higiene bucal, y mantener un buen aliento. Además, consigue el champú que mejor se adapte a tus características, que no te irrite ni te produzca caspa. Siempre busca sentirte atractivo contigo mismo. Prueba el corte de cabello que más te guste, tomate el tiempo de verte como siempre has soñado ser. 

En Glitzi, nos preocupamos por que te sientas bien contigo mismo, contando así con los mejores servicios de México para cabello, maquillajes, manicura y peinados. A fin y cuentas, la vida es una y cuidar nuestro cuerpo es la mejor inversión. Ahora, Glitzi es tu nuevo buen hábito. ¡Reserva una cita

 

7. Control del estrés

El estrés es una respuesta normal a las situaciones cotidianas, nos impulsa a cumplir las actividades y a ser más proactivos. Sin embargo, en algunas oportunidades es exagerado y no contamos con las herramientas para lidiar con él adecuadamente, hasta un punto donde podemos desesperarnos y hasta somatizar.

Con esto último, nos referimos a desarrollar síntomas físicos además del estrés emocional, como dolores de cabeza, náuseas, mareos, temblor de manos y hasta ataques de pánico. No podemos permitir que el estrés nos altere de ese modo. 

Entre las mejores actividades para reducir el estrés podemos destacar: 

  • Meditación: se basa en desvanecer todo pensamiento positivo o negativo de tu mente durante varios minutos donde solo te concentras en tu respiración, una inhalación calmada y lenta con una exhalación pausada de aún mayor duración. Esta puede ser guiada con videos o sonidos propios de la naturaleza.
  • Yoga: similar al anterior en cuanto al despeje de pensamientos y respiración, pero incluye actividades físicas y posturas que pueden mejorar tu flexibilidad, siendo enormemente recomendado hoy en día. 
  • Ir al spa: tomarnos un día para ser consentidos puede ser sin lugar a dudas de las mejores ideas de toda esta lista, desde masajes relajantes, maderoterapia y cuidado facial, donde todas tus preocupaciones desaparecen desde ese momento. En Glitzi, contamos con los mejores servicios de spa. ¡La sensación luego de un spa de belleza es realmente maravillosa!

Registra tus emociones: llevar un diario puede ser positivo para la comprensión de tus emociones. 

8. Disfrute del tiempo libre

No puedes forjar hábitos saludables si te pasas todo el día en la oficina o empleo, sal con tus amigos y familiares, organiza reuniones, conoce los lugares que siempre soñaste visitar, llénate de toda actividad que te haga feliz

No te olvides de planificar qué quieres hacer las próximas vacaciones y con quienes te gustaría hacerlo. 

¿Cómo te apoyamos desde Glitzi para que desarrolles y mantengas buenos hábitos y mejores tu calidad de vida?

Como ya mencionamos, los buenos hábitos son la base de tu bienestar general. Tenerlos, saber crearlos o hasta retomarlos cuando los has perdido, es muy importante para mejorar tu calidad de vida, manteniendo así una buena salud física y también tu salud mental.

En este nuevo año, en Glitzi queremos brindarte soluciones para tus cuidados personales con servicios profesionales para la belleza y el bienestar de tu cuerpo. ¡Queremos ser parte de tus buenos hábitos!

Poner atención a tu cuerpo, incorporar rutinas de belleza y mantenerlas en el tiempo es el mejor comienzo para crear el buen hábito de quererte, valorarte y sentirte cada día mejor.

Invita un amigo y gana $150
Tres simples pasos
1
En tu perfil de Glitzi encuentra tu invitación
2
Comparte en las red sociales o copia el código
3
Por cada amigo que agenda una cita, ambos ganan $150

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín y recibe noticias y descuentos.
Suscríbase
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
¡Gracias! ¡Su mensaje ha sido recibida!
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.