¡Exclusivo por tiempo limitado!

Déjanos tu email y desbloquea un cupón por 10% Off en tus primeras 3 citas en Glitzi. ¡Llegó el momento de consentirte desde tu hogar!

Estoy de acuerdo con los Términos y Condiciones

La información que nos proporciones no será compartida en otros sitios.

¡Genial!
¡Felicidades! Te mandamos el cupón de descuento a tu correo electrónico.
Oops! Something went wrong while submitting the form.

¿Cuál es la mejor hora del día para hacer ejercicio?

Una de las preguntas más comunes que nos hacemos al comenzar hacer ejercicio es: "¿Es mejor hacer ejercicio por la mañana o por la noche?" La respuesta a esta pregunta puede ser más compleja de lo que parece a primera vista, ya que depende de varios factores, incluyendo el ritmo de trabajo individual, los objetivos de fitness, y la disponibilidad de tiempo.

Primero, es importante entender que nuestro cuerpo opera en un reloj biológico conocido como ritmo circadiano. Este ritmo afecta a muchos aspectos de nuestra fisiología y comportamiento, incluyendo la temperatura corporal, los niveles de energía y la función cognitiva. Según estudios, el rendimiento físico tiende a ser mejor en las horas de la tarde, cuando la temperatura corporal es más alta. Además, se ha demostrado que los músculos están más flexibles y la percepción del esfuerzo es menor en este momento del día, lo que puede reducir el riesgo de lesiones y hacer que el ejercicio se sienta menos agotado.

Ejercicio por la mañana

Sin embargo, hacer ejercicio por la mañana también tiene sus ventajas. Por ejemplo, se ha demostrado que el ejercicio matutino puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y la energía durante todo el día, lo que puede ser especialmente mejorado para las personas que luchan con la depresión o la fatiga. Además, hacer ejercicio por la mañana puede ayudar a establecer una rutina regular, lo que puede facilitar la adhesión a largo plazo a un programa de ejercicio.

En cuanto a la pérdida de peso, la investigación ha mostrado resultados mixtos. Algunos estudios sugieren que hacer ejercicio por la mañana puede ayudar a quemar más grasa, mientras que otros no han encontrado ninguna diferencia significativa entre ejercicio por la mañana o por la noche. Lo que sí es claro es que la consistencia es clave para la pérdida de peso, por lo que es importante elegir un horario que se pueda mantener a largo plazo.

Ejercicio por la noche

Además, la disponibilidad de tiempo es un factor importante a considerar. Para algunas personas, hacer ejercicio por la mañana puede ser más conveniente, ya que puede ayudar a evitar conflictos con otras obligaciones durante el día. Para otras, hacer ejercicio por la noche puede ser más factible debido a las restricciones de tiempo en la mañana.

Tanto hacer ejercicio por la mañana como por la noche tiene sus ventajas y desventajas. La elección entre uno y otro depende en gran medida de las preferencias individuales, los objetivos de fitness y la disponibilidad de tiempo. Lo más importante es encontrar un horario que se adapte a tu estilo de vida y que puedas mantener de manera consistente. Recuerda, el mejor momento para hacerlo es aquel en el que te sientas más cómodo y motivado para moverte.

¿Cuántos días a la semana debo ejercitarme?

La cantidad de días a la semana que debes ejercitarte puede variar dependiendo de tus objetivos personales, tu nivel de condición física actual y otros factores individuales. Sin embargo, aquí está una recomendación basada en datos y experticia médica:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los adultos realicen al menos 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física intensa cada semana. Esto puede traducirse en aproximadamente 20-30 minutos de ejercicio moderado a intenso la mayoría de los días de la semana, es decir, entre 5 y 7 días a la semana.

Además, es beneficioso incorporar ejercicios de fuerza muscular en tu rutina al menos dos días a la semana. Esto no solo ayuda a construir y mantener la masa muscular, sino que también puede mejorar la salud ósea y el metabolismo.

Por lo tanto, una recomendación práctica sería apuntar a ejercitarte de 5 a 7 días a la semana, combinando ejercicios cardiovasculares con entrenamiento de fuerza para un enfoque equilibrado. Esto te permitirá alcanzar las recomendaciones de actividad física para mantener una buena salud, mientras te da suficiente tiempo para descansar y recuperarte.

Recuerda siempre consultar con un profesional de la salud o un entrenador físico para desarrollar un plan de ejercicios que sea adecuado para ti.

Importancia de contar con una rutina de ejercicios

Contar con una rutina de ejercicios establecida es fundamental por varias razones respaldadas por datos y estudios científicos. Primero, ayuda a mantener un peso saludable, lo cual es importante dado que, según datos de la Organización Mundial de la Salud, en 2016, más del 39% de los adultos en el mundo tenían sobrepeso.

Además, una rutina de ejercicios puede mejorar significativamente la salud cardiovascular. Estudios han demostrado que la actividad física regular puede reducir el riesgo de enfermedad coronaria en un 35%. También es un pilar en la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, donde puede reducir el riesgo hasta en un 40%.

Desde una perspectiva mental, el ejercicio regular puede actuar como un antidepresivo natural, mejorando el estado de ánimo y reduciendo los niveles de estrés y ansiedad. De hecho, la actividad física ha demostrado ser eficaz en la reducción de los síntomas de la depresión en un 30%.

Adicionalmente, establecer una rutina de ejercicios fomenta la disciplina y la constancia, habilidades transferibles a otras áreas de la vida. En un plano más práctico, ayuda a mejorar la calidad del sueño, un factor vital para la recuperación y el bienestar general.

Por lo tanto, establecer una rutina de ejercicios no solo es una inversión en tu salud física, sino también en tu bienestar mental y emocional, promoviendo una vida más larga y saludable.

Masaje para antes, durante y después de entrenar

Los masajes pueden ser una herramienta valiosa para los atletas y entusiastas del fitness, ayudando a preparar el cuerpo para el entrenamiento, mejorar el rendimiento durante el ejercicio y facilitar la recuperación después de una sesión intensa. Aquí, exploramos los tipos de masajes que pueden ser beneficiosos en cada una de estas etapas:

Antes de entrenar

  • Masaje de calentamiento: este tipo de masaje se enfoca en calentar los músculos y prepararlos para el ejercicio. Utiliza técnicas de amasamiento y fricción ligera para aumentar el flujo sanguíneo a los músculos, lo que puede ayudar a prevenir lesiones y mejorar el rendimiento.

  • Estiramientos asistidos: incorporar estiramientos asistidos puede ayudar a mejorar la flexibilidad y la movilidad antes de entrenar, preparando el cuerpo para una gama completa de movimientos durante el ejercicio.

Durante el entrenamiento

  • Masaje deportivo: durante el entrenamiento, un masaje deportivo puede ser útil para abordar cualquier tensión o molestia que pueda surgir. Este tipo de masaje utiliza técnicas específicas para tratar áreas problemáticas y puede ayudar a prevenir lesiones y mejorar el rendimiento.

Después de entrenar

  • Masaje de recuperación: después del entrenamiento, un masaje de recuperación puede ayudar a aliviar la tensión muscular y facilitar la recuperación. Utiliza técnicas como la compresión y el amasamiento profundo para ayudar a liberar la tensión en los músculos y mejorar la circulación, lo que puede ayudar a reducir el tiempo de recuperación.

  • Masaje de liberación miofascial: este tipo de masaje se enfoca en liberar la tensión en la fascia, el tejido conectivo que rodea los músculos. Puede ser especialmente útil después de un entrenamiento intenso para ayudar a prevenir la rigidez y mejorar la recuperación.

  • Reflexología: después de un entrenamiento, la reflexología puede ser una excelente manera de relajarse y recuperarse. Al enfocarse en puntos específicos en los pies que corresponden a diferentes áreas del cuerpo, puede ayudar a promover un estado de relajación profunda y bienestar general.

Los masajes pueden ser una herramienta valiosa en cada etapa del proceso de entrenamiento, ayudando a preparar el cuerpo para el ejercicio, mejorar el rendimiento durante el entrenamiento y facilitar una recuperación más rápida y efectiva después de una sesión intensa. Integrar masajes en tu rutina de entrenamiento puede ayudar a mejorar tu rendimiento general y promover un estado de bienestar físico óptimo.

Por último, pero no menos importante, independientemente de cuándo decidas hacer ejercicio, asegúrate de calentar adecuadamente antes de comenzar y de enfriar después para minimizar el riesgo de lesiones. Y, por supuesto, siempre escucha a tu cuerpo. Si te sientes demasiado cansado o experimentas dolor durante el ejercicio, es importante que te tomes un descanso y busques atención médica si es necesario.

Es importante que elijas tu ritmo, que seas constante y que te consientas de vez en cuando para tomar vuelo, en Glitzi tenemos las mejores opciones de masajes para antes y después de tu actividad física.

Invita un amigo y gana $150
Tres simples pasos
1
En tu perfil de Glitzi encuentra tu invitación
2
Comparte en las red sociales o copia el código
3
Por cada amigo que agenda una cita, ambos ganan $150

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín y recibe noticias y descuentos.
Suscríbase
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
¡Gracias! ¡Su mensaje ha sido recibida!
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.