Qué es y cómo afecta la procrastinación laboral

Existe un fenómeno que todos hemos experimentado en algún momento, tanto en nuestra vida personal como profesional: la procrastinación. Aunque este término puede sonar un poco técnico, simplemente se refiere a la tendencia de posponer o aplazar tareas que debemos realizar.

¿Por qué procrastinamos? 

La procrastinación es un hábito que puede afectar seriamente nuestra productividad y, por ende, el rendimiento laboral. Cuando procrastinamos, postergamos tareas importantes y nos ocupamos de otras menos relevantes o incluso nos distraemos con actividades no laborales. Esta práctica puede generar estrés, disminuir la calidad de nuestro trabajo y afectar negativamente a nuestro equipo y a la empresa en general.

Algunas personas procrastinan por pereza, falta de autocontrol, miedo al fracaso, perfeccionismo, o simplemente porque sienten que el trabajo no es urgente. Sin embargo, una causa común ya menudo pasada por alto es la falta de claridad. Si no entendemos por qué nuestro trabajo es importante, es fácil caer en la tentación de posponerlo.

¿Cómo superar la procrastinación? 

Para superar la procrastinación, es esencial que comprendamos cómo nuestro trabajo contribuye a los objetivos más amplios de la empresa. Cuando tenemos esta claridad, nuestro trabajo adquiere un nuevo sentido. En lugar de trabajar por trabajar, estamos contribuyendo a una visión más amplia. Esto puede ser especialmente motivador si la visión es algo que nos apasiona.

Además de entender cómo nuestro trabajo se conecta con los objetivos de la empresa, también es útil establecer prioridades claras. Cuando sabemos qué tareas son las más importantes, estamos mejor preparados para gestionar nuestro tiempo y esfuerzos. Esto nos ayuda a evitar la sensación de estar perdiendo el tiempo en tareas irrelevantes y nos permite concentrarnos en el trabajo que realmente importa.

Otra estrategia útil para combatir la procrastinación es dividir las tareas grandes en partes más pequeñas. A veces, la magnitud de una tarea o proyecto puede ser abrumadora, lo que nos lleva a posponerla. Al dividir el trabajo en porciones más pequeñas, no solo se hace más manejable, sino que también obtenemos una visión más clara de quién hace qué y cuándo.

Finalmente, es importante recordar que superar la procrastinación es un proceso que lleva tiempo. Si es un hábito que hemos desarrollado a lo largo de los años, no podemos esperar que desaparezca de la noche a la mañana. Sin embargo, con paciencia, claridad y una gestión eficaz del tiempo, podemos reducir nuestra tendencia a procrastinar y mejorar nuestro rendimiento laboral.

La procrastinación es un desafío que todos enfrentamos en algún momento. Sin embargo, al entender por qué procrastinamos y al adoptar estrategias efectivas para gestionar nuestro tiempo y trabajo, podemos superar este hábito y mejorar nuestra productividad y rendimiento laboral. Recuerden, cada tarea que completamos nos acerca un paso más a nuestros objetivos ya la visión de nuestra empresa.

Si necesitas reconectar para volver a la vida laboral, un masaje te puede ayudar. En Glitzi tenemos la opción que necesitas para cargar batería.

Invita un amigo y gana $150
Tres simples pasos
1
En tu perfil de Glitzi encuentra tu invitación
2
Comparte en las red sociales o copia el código
3
Por cada amigo que agenda una cita, ambos ganan $150

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín y recibe noticias y descuentos.
Suscríbase
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
¡Gracias! ¡Su mensaje ha sido recibida!
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.