Reflexología podal: más que un masaje de pies una terapia para el cuerpo y la mente

¿Quieres mejorar tu salud y bienestar de manera natural? Descubre cómo la reflexología podal puede transformar tu vida. Aprende a liberarte del estrés, reducir el dolor y mejorar tu circulación. Conoce las técnicas de masaje y los beneficios que esta terapia puede ofrecerte. ¡Haz que tus pies trabajen a tu favor y experimenta una vida más saludable!

La reflexología podal es una terapia natural y efectiva que utiliza la estimulación de las zonas reflejadas en los pies para mejorar la salud y el bienestar. Descubre las diferentes técnicas de masaje, los beneficios para la salud y cómo puedes aplicarla en tu vida diaria.

1. ¿Qué es la reflexología podal?            

2. ¿Qué son las zonas reflejas?

  1. Zona de la cabeza
  2. Zona del riñón y de la vejiga    
  3. Zonas digestivas
  4. Zona del intestino grueso
  5. Zona de los pulmones
  6. Zona de los senos nasales

3. Beneficios para la salud

4. Historia de la reflexología

1. ¿Qué es la reflexología podal?

Dentro del mágico mundo terapéutico, existen diferentes técnicas que trabajan zonas específicas del cuerpo, pero solo la reflexología podal, se encarga de sanar desde los pies. La reflexología podal es una técnica de terapia natural que se basa en la estimulación de puntos específicos en los pies para mejorar la salud y el bienestar general del cuerpo. Según la reflexología podal, cada zona del pie se corresponde con diferentes órganos y sistemas del cuerpo. ¿Interesante no?

Al aplicar presión en estos puntos de reflexología, se puede estimular la circulación sanguínea, reducir la tensión muscular y mejorar la función de los órganos y sistemas correspondientes. 

La reflexología podal puede ayudar a aliviar una amplia variedad de dolencias, desde el dolor de cabeza y la ansiedad hasta la artritis y el insomnio. Es una técnica no invasiva y segura que se puede combinar con otros tratamientos médicos para potenciar sus efectos. 


2. ¿Qué son las zonas reflejas?

La reflexología podal se basa en el concepto de que hay zonas reflejadas en los pies que se corresponden con diferentes partes del cuerpo. Según esta teoría, cada uno de estos puntos reflejos está conectado a un órgano, glándulas o sistema específico a través de canales de energía. Al aplicar presión en estos puntos, se puede estimular el flujo de energía y promover la curación y el equilibrio en todo el cuerpo. 

Te compartimos paso a paso las zonas que trabaja la correcta aplicación de la técnica:

  1. Zona de la cabeza: Esta zona se encuentra en la parte superior del dedo gordo del pie y se enlaza con diferentes partes de la cabeza, como el cerebro, los ojos, los oídos y la nariz. Al trabajar en estas zonas reflejas, la reflexología podal puede ayudar a reducir el dolor de cabeza, mejorar la función cerebral y aliviar la tensión en los ojos y los oídos. Esta zona suele ser de las más trabajadas por los terapeutas.
  2. Zona del riñón y de la vejiga: La zona del riñón es una de las más solicitadas, debido a los resultados que logra gracias a esta técnica, se encuentran en la parte interna del arco del pie y se corresponden con estos órganos importantes del cuerpo. Al trabajar en estas zonas reflejas, la reflexología podal puede ayudar a mejorar el flujo de orina, reducir la retención de líquidos y aliviar el dolor y la incomodidad en la zona lumbar. ¿te lo imaginabas?
  3. Zonas digestivas: La zona digestiva se encuentra en el área del pie que corresponde al estómago, el intestino delgado y el colon. Al trabajar en estas zonas reflejas, la reflexología podal puede ayudar a mejorar la digestión, aliviar el estreñimiento y reducir la hinchazón abdominal.
  4. Zona del intestino grueso: Si la molestia del paciente es en el área del intestino grueso, el terapeuta trabajará en la parte inferior del pie y se corresponde con el colon. Al trabajar en esta zona refleja, la reflexología podal puede ayudar a mejorar la función intestinal, reducir el estreñimiento y aliviar la hinchazón abdominal. 
  5. Zona de los pulmones: La zona de los pulmones se encuentra en la parte superior del pie y se corresponde con estos órganos vitales del cuerpo. Al trabajar en esta zona refleja, la reflexología podal puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea, aliviar la tensión muscular y mejorar la función pulmonar.
  6. Zona de los senos nasales: Esta zona se encuentra en la parte superior de los dedos de los pies y se corresponde con estas cavidades en la cabeza. Al trabajar en esta zona refleja, la reflexología podal puede ayudar a aliviar la congestión nasal, reducir la presión en los senos nasales y mejorar la función respiratoria. 

¡Agenda tu cita hoy con nuestros profesionales a domicilio de Reflexologia Podal!

3. Beneficios para la salud

Esta técnica tiene muchos beneficios para la salud, incluyendo la reducción del estrés y la ansiedad, la mejora del sueño, el alivio del dolor y la tensión muscular, la estimulación del sistema inmunológico y la mejora de la circulación sanguínea. 

Podríamos enlistar  un sinfín de beneficios que tiene la práctica de la reflexología podal, sin embargo aquí te compartimos los mejores beneficios para la salud y no dudes en probar esta milenaria técnica:

  • Reduce el estrés y la ansiedad
  • Mejora el sueño
  • Alivio del dolor y la tensión muscular
  • Estimula el sistema inmunológico
  • Mejora de la circulación sanguínea
  • Reduce la presión arterial
  • Mejora de la función renal
  • Mejora de la función hepática
  • Alivio de la congestión nasal
  • Mejora de la función pulmonar

Recuerda que estos beneficios pueden variar de persona a persona y que la reflexología podal no es una cura para enfermedades o afecciones médicas. 

Siempre debe consultar con un profesional de la salud antes de probar cualquier tratamiento nuevo.

¡Agenda tu cita hoy con nuestros profesionales a domicilio de Reflexologia Podal!

4. Historia de la reflexología

Ahora que ya conoces los beneficios para la salud, es importante que conozcas de donde proviene esta grandiosa técnica. La reflexología podal es una técnica terapéutica que se basa en la idea de que hay zonas reflejadas en los pies que corresponden a diferentes partes del cuerpo. Esta técnica tiene una larga historia que se remonta a la antigua China, Egipto y la India, donde se utilizó para el tratamiento de enfermedades y dolencias.

En la década de 1890, el médico británico Sir Henry Head comenzó a estudiar la relación entre los puntos reflejos en los pies y las diferentes partes del cuerpo. Fue durante la década de 1930 cuando la reflexología podal comenzó a popularizarse en Occidente gracias a la obra de la fisioterapeuta estadounidense Eunice Ingham, quien desarrolló un mapa completo de los puntos reflejos del pie y sus correspondientes partes del cuerpo.

Desde entonces, la reflexología podal se ha convertido en una técnica popular de terapia complementaria utilizada en todo el mundo para tratar una variedad de dolencias y enfermedades. Aunque la reflexología podal no es una cura para enfermedades o afecciones médicas, puede ser un complemento eficaz para otros tratamientos médicos y puede ayudar a aliviar el estrés, la ansiedad y la tensión muscular, entre otros beneficios.

No pongas en riesgo tu salud y asegúrate de realizarlo con un profesional certificado. ¡En Glitzi, los conseguimos para ti!

Invita un amigo y gana $150
Tres simples pasos
1
En tu perfil de Glitzi encuentra tu invitación
2
Comparte en las red sociales o copia el código
3
Por cada amigo que agenda una cita, ambos ganan $150

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín y recibe noticias y descuentos.
Suscríbase
Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
¡Gracias! ¡Su mensaje ha sido recibida!
¡Ups! Algo salió mal al enviar el formulario.